Entrevista a Nacho Martín

Entrevista a Nacho Martin
Entrevista a Nacho Martín, del Estudiantes.

Nacho Martín es un vallisoletano de 32 años que juega al baloncesto como los dioses y promueve el deporte de calle. Con su propio negocio de zapatillas de basket y sus pinitos en la música, intenta aprender de grandes figuras de este deporte y, además, fomentar los grandes valores del basket callejero. En esta entrevista vamos a conocer un poco mejor al jugador pucelano.

Es un hombre sencillo, con las ideas bien claras y con ganas dar flow a todo aquello que fomente la libertad y la cooperación entre las canchas.

La entrevista

Deporte de Calle: Para empezar, ¿cómo es Nacho fuera de las canchas?

Nacho Martín: Creo que soy un tío bastante sencillo que le gusta disfrutar de las cosas. Me lo paso bien con mis amigos, con la música, con el streetball. En el tiempo libre me gusta disfrutar y pasármelo bien.

¿Qué te enseña el deporte para la vida diaria fuera de las canchas?

Son varias cosas las que el deporte me enseña. Sobre todo, lo que me enseña es compañerismo, algo que desde pequeño se me metió en la cabeza y es muy importante para el día a día en el deporte. También el afán de superación; al ver que el día a día puedes conseguir cosas nuevas como ganar más partidos, jugar y demás.

¿Cuál es el rasgo más importante que debe tener un jugador para terminar siendo un crack del basket? (sacrificio, trabajo, talento, ilusión…)

Si quieres acabar siendo un crack debes trabajar mucho. Desde pequeño me inculcaron este aspecto y da resultado. Hay que respetar a los compañeros y al entrenador, que al ser jóvenes, nos pensamos que lo sabemos todo, y en realidad te das cuenta que no sabes nada. Yo tardé “poquito” en llegar a la ACB y con el trabajo constante, el esfuerzo y el superarme a mí mismo me ayudaron a crecer.

¿Qué aspectos positivos y negativos crees que tiene el deporte de élite? (dinero, fama vs pérdida de principios, mercantilización…)

Empiezo por lo negativo: somos una cifra. Hoy puedo valer a alguien y mañana no gustarle. Somos como la moneda de cambio. ¿Lo bueno? Trabajas en lo que quieres, te pagan un buen sueldo, conoces lugares, equipos, pabellones, gente que de otra forma no conocerías y yo, por supuesto lo que sí que me quedo por encima de la fama y el dinero, es la cantidad de buenos amigos que haces. Tengo la suerte de tener amigos por todo el mundo; desde Estados Unidos, Rusia hasta Eslovenia.

El baloncesto es un deporte de equipo. ¿Hasta qué punto es importante el trabajo conjunto, la COOPERACIÓN entre sus integrantes?

Un buen equipo se basa en sus jugadores. Un equipo puede tener jugadores muy buenos pero luego no rinden. Lo que está claro es que hay que juntar hombro con hombro y empujar todos en la misma dirección porque si no, no van a llegar los éxitos. Un jugador sólo puede ganar partidos y demás, pero un campeonato o una liga realmente la va a ganar el equipo. O estamos todos unidos o el equipo no funciona.

¿Es importante ser competitivo en el deporte? ¿Por qué?

Si quieres ser profesional, 100%. Si te lo quieres tomar como un hobby para jugar los fines de semana con los amigos, no tanto. En la vida real y en el baloncesto, si no le pisas el cuello a uno, te lo van a pisar a ti.

¿Qué similitudes ves entre tu club y el proyecto de las ligas cooperativas? ¿Ambos son dos proyectos que luchan, a base de esfuerzo y pasión, por hacerse un hueco, a su manera, entre grandes instituciones, no?

La realidad de mi club es que somos como una gran familia, todos se llevan muy bien con todos, se respira muy buen ambiente y sobre todo hay baloncesto las 24 horas. Niños, niñas, gente más adulta, nosotros… hay muy buen ambiente y creo que vosotros en estas ligas cooperativas hacéis un poco lo mismo: todo el mundo disfruta, se practica el deporte que nos gusta y da igual si eres mujer, hombre, alto o bajo que todo el mundo tiene un hueco en ese equipo o en ese club. Está claro que en el Estudiantes todo el mundo tiene un sitio si le gusta el baloncesto.

¿Quién se podría decir que puede ser el jugador más duro al que te has enfrentado, tanto en la calle como en el parque?

Profesionalmente hablando, uno de los que más me impresionó es Luis Scola. Me parece tremendo ese jugador y cuando yo jugué con él, que era bastante más joven, me dejó marcado lo bueno que es y cómo juega. También, otros de los jugadores más grandes con los que he jugado han sido Juan Carlos Navarro y Pau Gasol.

¿Piensas que el baloncesto merece un lugar aún mejor del que tiene entre la población en cuanto a popularidad, etc.? ¿Crees que lo alcanzará algún día?

No sé si lo alcanzaremos o no. Lo que está claro es que el deporte rey es el fútbol, que todavía no entiendo por qué, pero yo creo que el baloncesto está bien. Sí que nos vendría bien que se nos viera en los medios de comunicación, que en “los manolos” no hablen sólo de Cristiano Ronaldo, sino que varíen un poco. Creo que la Selección Española sí que tiene un buen tirón, pero la Liga ACB no tiene tanto. Pero bueno, a ver si conseguimos que la gente se cambie un poco de deporte y que dejen un poco el fútbol al lado, que no es normal que se coman todo el tiempo las noticias y la prensa y demás.

¿Cuál considerarías que, con el tiempo, podría ser el mayor logro de una Liga que ya reúne a más de 400 personas en torno del baloncesto callejero y gratuito? ¿Un campeonato nacional quizás?

Creo que lo que nos falta un poco en España es unidad, que, por ejemplo, en un evento venga gente de todos los lados. La unidad aún no la hemos conseguido todavía, a pesar de que hay mucha afición al baloncesto.

La idea de la Liga es poder conseguir victorias frente a los grandes entes del Deporte, como el Estu en la Liga ACB. Queremos convertirnos nosotros también en unos ‘matagigantes’. ¿Qué se siente al ganar a equipos más potentes económicamente?

En el deporte siempre están estas cosas. Antes o después, los grandes tienen que caer. Esta temporada hemos tenido la suerte de ganar al Barça y al Real Madrid en dos semanas consecutivas, lo que te hace sentir que has hecho muy buen trabajo. Nosotros también queremos ganar nivel y cosas como esta demuestran que no estamos tan lejos.

¿Qué crees que podría aportar la figura de Nacho Martín a un proyecto como el de la Liga Cooperativa de Basket?

Puedo aportar el hecho de ser una cara conocida, que la gente me asocie con el baloncesto y con el streetball. A la gente muchas veces le hace falta un empujoncito para, en este caso, conocer la Liga Cooperativa. A mí me encanta el baloncesto, que la gente disfrute como lo hago yo. Por eso, si me ven a mí involucrado en algún torneo, se fijarán y les llamará la atención para apuntarse.

¿Qué significa para el jugador representar a un club colegial con tanta cultura y con una afición que nunca deja de apoyar?

Siempre nos agrada tener una afición activa y que está siempre contigo día tras día. Además es una afición sana que siente los colores de su equipo de manera respetuosa. Me gusta que se me asocie con el Estu y con el trabajo que se hace con los jóvenes de la cantera.

Tres virtudes del deporte de calle

A mí personalmente, me ayuda a pasármelo bien. Siempre que he jugado en la calle siempre ha sido con los amigos y con los colegas, además hemos hecho torneos en los que hemos conocido a más gente. Además me hace ser más duro porque el deporte de calle no es lo mismo que el deporte profesional; es algo más agresivo en el que se tienen que aguantar golpes y empujones. La tercera virtud será su validez para la desconexión. Yo lo utilizo para evadirme y desconectar. El baloncesto profesional son horarios precisos, órdenes y entrenador, y el deporte de calle es mucho más libre. Tu eres el dueño de lo que estás haciendo.

Este Fanzine intenta mostrar y enseñar a la gente que otro tipo de deporte es posible, y de la importancia de tener hábitos tan sanos como practicar deporte con los amigos y amigas, con desconocidos o con nuevos amigos que haces por el camino, de crear nuestras propias estructuras… ¿Consideras que se ha perdido ese espíritu de nuestra infancia de buscar cualquier rato libre para bajar a dar unas patadas o echar unas canastas? ¿Cuáles han podido ser las causas de la disminución del deporte libre en la calle, del deporte como mayor hobby de los jóvenes y los niños? ¿Crees que ahora nos enseñan a centrar nuestro tiempo en otras cosas?

Sí, rotundamente. Además, una de mis canciones habla de eso, de esa falta de espíritu. Cuando yo era pequeño, quedábamos a las siete en la esquina y era a las siete en la esquina. No había whatsapp, ni nada. Ahora todo eso se ha perdido, entre videoconsolas y las tablets y demás, los chavales no quedan para hacer cosas como hacíamos nosotros antes. Antes sí que estábamos más en movimiento en la calle y no como ahora, con internet y con los móviles. La cultura que teníamos se ha perdido por completo.

Tienes relación con otras muchas actividades: hip hop, zapasenjuego.com, streetball… cuéntanos un poco sobre ellas.

Sí. La página web viene de mi afición por las zapatillas. Soy un “friki” de este calzado y tengo una colección bastante grande de zapatillas desde hace mucho tiempo. Un día decidí montar mi propio negocio con esto y de momento marcha bien.

En lo referente al rap, llevo haciéndolo desde que tengo 17 años y vino porque todo mi alrededor está relacionado con el rap. Es la música que me gusta, mis amigos tienen grupos o cantan en solitario y es un factor que me ha acompañado siempre. Voy sacando temas cuando tengo algún rato libre. Es una afición que me gusta y, a día de hoy, voy a sacar tres o cuatro temas que estaba creando durante el año. Tengo el apodo de “Da Flow” que, como todos los que nos movemos en este ámbito, me pusieron. Como el flow está muy vinculado al rap y es una forma de moverte y de hablar, siempre he tenido mi flow particular.

¿Qué otro tipo de actividades o gustos tienes que nos puedas sorprender que te puedan sacar del estereotipo?

En realidad soy bastante sencillo. Tengo mi web de zapatillas, hago música, juego baloncesto en la calle y me encanta viajar. Visitar países diferentes, rincones de España…

Si jugaras en la liga cooperativa, ¿te pitarías la falta o serias de los pillos, de los que tiran la piedra y esconden la mano?

Suelo ser bastante legal pero tampoco soy el tonto que se deja pitar todo el rato. Me gusta jugar con un nivel un poco más agresivo que en la Liga, pero no soy de los que suele hacer trampas, me gusta jugar bien y elegante.

En relación con tu nombramiento de “cabeza del equipo” en la Selección Española del 3×3, ¿Serás un buen capitán?

Ya he sido capitán de la selección 3×3 el pasado verano y me gusta que Jaume Comas confíe en mí para desempeñar esa función. Disfruto mucho con la selección y además de llevarnos todos muy bien, somos ambiciosos y vamos a Baku queriendo hacer un buen papel. Creo que estamos listos para el campeonato, llevamos buen equipo.

¿Qué mensaje mandarías a todos aquellos niños y niñas que hoy empiezan a jugar al baloncesto y sueñan con llegar alto?

Lo primero que hay que hacer y lo más primordial en el baloncesto, es jugar porque te gusta, no por obligación. Si te lo pasas bien, sigue jugando, si no te lo pasas bien, déjalo. Una vez que te lo pases bien, tómatelo en serio. Ya que estás entrenando, te desplazas y que estás utilizando tu tiempo, tómatelo en serio y hazlo por algo. Si crees que puedes tener un buen futuro, entrena como el que más, no dejes que pase el tiempo y no seas vago.

¿Con qué palabra definirías el deporte de calle?

Habría unas cuantas. Una de ellas sería libertad y la otra diversión. El deporte de calle lo practicas si quieres y eres totalmente libre de hacer lo que tú quieras y disfrutar. Hay que pasárselo bien y aprovechar al máximo cada partido.

 

Y hasta aquí la entrevista. Gracias a Nacho Martín por echar el rato con nosotrxs.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*